10 habilidades visuales afectadas por lesiones cerebrales traumáticas

10 habilidades visuales afectadas por lesiones cerebrales traumáticas

La visión borrosa, la sensibilidad a la luz y el dolor de ojos son algunos de los problemas visuales asociados a las lesiones cerebrales traumáticas (TBI).

Sin embargo, la realidad es que los problemas visuales derivados de las conmociones cerebrales y otras LCT a menudo se pasan por alto.

Esto es problemático porque los trastornos del sistema visual ocultos o descuidados pueden tener graves consecuencias, como alargar y perjudicar la rehabilitación.

Además, las habilidades visuales son vitales para procesar la información de forma eficiente.

Cuando el procesamiento de la información visual resulta difícil, la persona afectada puede forzar inconscientemente la vista.

Como resultado, cada tarea puede parecer difícil y requerir más energía de la habitual.

En una entrada anterior del blog, tratamos los problemas de visión asociados a las lesiones cerebrales, como la visión doble y las dificultades de lectura.

Pero quizá se pregunte qué habilidades visuales se ven realmente afectadas.

¿Tendrá una persona conmocionada problemas para enfocar un objeto concreto? Como continuación de ese post, lea más sobre las 10 habilidades visuales afectadas por las lesiones cerebrales traumáticas: 1.

Seguimiento ocular Es la medición de la actividad ocular.

En otras palabras, es la capacidad del ojo para moverse suavemente por una página impresa o seguir un objeto en movimiento.

El seguimiento ocular afecta a todo, desde dónde miramos, hasta lo que ignoramos, pasando por cuándo parpadeamos y cómo reaccionan nuestras pupilas a los diferentes estímulos.

2.

Cambio de enfoque (acomodación) La acomodación es la capacidad del ojo para ajustar su distancia focal.

Este proceso es automático y se produce casi instantáneamente.

Consiste en mirar rápidamente de lejos a cerca y viceversa sin que se produzca un desenfoque.

3.

Mantener la atención Requiere mantener la concentración en una actividad concreta mientras hay interferencias, como el ruido o el movimiento.

Tanto si estás haciendo un examen como si estás caminando por una calle muy transitada, tu capacidad para desconectar las imágenes y sonidos irrelevantes del entorno -o tu apertura para detectar posibles peligros- es crucial para el éxito y la supervivencia.

4.

Percepción visual La percepción visual es la capacidad de interpretar el entorno que nos rodea mediante el procesamiento de la información que contiene la luz visible.

En esencia, es entender lo que se ve.

5.

Visión periférica Comúnmente conocida como visión lateral, la visión periférica es lo que se ve en el lado por el ojo cuando se mira de frente.

Consiste en controlar e interpretar lo que ocurre en el campo de visión circundante.

6.

Visualización Es la capacidad de imaginar con precisión imágenes en el "ojo de la mente".

El sistema visual retiene y almacena las imágenes para recordarlas en el futuro.

Aunque es una habilidad visual, también es una herramienta cognitiva que accede a la imaginación para darse cuenta de todos los aspectos de un objeto, acción o resultado.

7.

La agudeza visual cercana implica ver, inspeccionar, identificar y comprender claramente los objetos vistos a la distancia de un brazo.

8.

Agudeza visual de lejos Esta agudeza visual se refiere a ver, inspeccionar, identificar y comprender claramente los objetos vistos a distancia.

9.

Fijación La fijación es la acción de concentrar los ojos directamente en algo.

En general, requiere localizar e inspeccionar con rapidez y precisión una serie de objetos fijos, como las palabras al leer.

10.

Percepción de la profundidad La percepción de la profundidad es la capacidad visual de percibir el mundo en tres dimensiones, junto con la capacidad de juzgar las distancias relativas de los objetos, es decir, lo lejos o cerca que están.

Como puede ver, cuando se sufre una lesión cerebral, las habilidades visuales pueden recibir un verdadero golpe.

Los profesionales de la visión, como los neurooptometristas, pueden desempeñar un papel muy importante en la rehabilitación de las funciones visuales.

Estas personas están específicamente formadas para trabajar con pacientes con LCT, utilizando una amplia gama de terapias visuales, como herramientas de entrenamiento cognitivo y lentes especializadas, para facilitar la recuperación.

Las herramientas de entrenamiento perceptivo-cognitivo, en particular, están diseñadas para mejorar la atención y la velocidad de procesamiento visual, habilidades afectadas por las LCT.

Por tanto, si ha sufrido una LCT, podría ser muy beneficioso acudir a un profesional sanitario altamente especializado.