3 descubrimientos cerebrales totalmente sorprendentes

3 descubrimientos cerebrales totalmente sorprendentes

La neurociencia, un campo de investigación muy prolífico, se llena de descubrimientos año tras año.

Desde el descubrimiento de que crecen nuevas neuronas a partir de células progenitoras hasta la vejez, hasta el hallazgo de formas de programar directamente la actividad cerebral a través de la optogenética, puede ser difícil mantenerse al día con las últimas revelaciones.

He aquí 3 descubrimientos sorprendentes que podrían cuestionar sus ideas preconcebidas sobre cómo está conectado su cerebro.

Los supermeditadores tienen ondas cerebrales con esteroides Venerada en muchas culturas durante siglos, los neurocientíficos sólo ahora están empezando a desentrañar objetivamente qué hace que la meditación sea un estado de actividad cerebral tan especial.

El neurocientífico estadounidense Richard Davidson aplicó un examen científico sobre lo poderosos que pueden ser los efectos de la trascendencia en nuestro cerebro.

Escaneó las mentes de meditadores realmente veteranos que habían practicado su oficio hasta 62.

000 horas, ¡el equivalente a más de 7 años de meditación sin parar! Esto reveló una gran diferencia entre los maestros zen y la gente normal.

La experiencia de toda una vida de meditación aumentó la capacidad de sus cerebros para producir ondas gamma.

Las ondas cerebrales son impulsos masivos de actividad eléctrica rítmica que resuenan a través de las redes neuronales, un poco como los grupos de músculos que se disparan en concierto.

Las ondas cerebrales gamma son los pulsos de frecuencia más rápidos, asociados a la atención, la memoria y el procesamiento simultáneo de información en diferentes áreas del cerebro.

Las ondas gamma de los supermeditadores ya estaban elevadas por encima de los niveles normales cuando no meditaban.

Sin embargo, cuando se les pidió que entraran en un estado de concentración en la compasión, sus niveles gamma se dispararon hasta un 800 por ciento más rápido.

Si se imagina esto como una analogía con el rendimiento físico, sería como poder correr a velocidades sobrehumanas.

Daniel Goleman, coautor con Davidson, resumió la revelación.

"Tenemos que asumir que el estado especial de conciencia que se observa en los meditadores de más alto nivel se parece mucho a algo descrito en las literaturas clásicas de meditación hace siglos, es decir, que existe un estado del ser que no es como nuestro estado ordinario".

Los cirujanos cerebrales pueden controlar la risa Si tuviéramos que decidir una cosa que nos hace genuinamente humanos, probablemente sería el humor.

La risa activa regiones en el centro de nuestro cerebro, influyendo fuertemente en las emociones y la formación de la memoria.

También tiene distintos efectos fisiológicos, reduciendo el dolor, así como aumentando el ritmo cardíaco, los anticuerpos y el funcionamiento de los vasos sanguíneos.

Mediante un enfoque experimental en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, neurocientíficos y neurocirujanos intentaron piratear este comportamiento humano en un intento de hacer más segura la cirugía.

Estimulando las fibras de materia blanca que comunican el sistema límbico, provocaron la risa instantánea de los pacientes en la mesa de operaciones.

A este efecto le siguió una sensación de calma y satisfacción, incluso mientras estaban inconscientes.

La ventaja principal era que esto ayudaba a evitar el riesgo de que los pacientes que entraban en pánico se despertaran prematuramente de la cirugía cerebral, lo que permitía realizar operaciones más seguras.

Dado que la risa es la mejor medicina, conocida por ejemplo por aliviar los efectos de la depresión, esta forma de marioneta cognitiva podría convertirse en una futura herramienta para regular nuestro bienestar mental y físico.

Un virus creó su capacidad de memoria Un equipo internacional de investigadores investigó recientemente Arc, una proteína esencial para la formación de la memoria.

Los neurocientíficos descubrieron que Arc tiene propiedades en su funcionamiento muy similares a las del retrovirus del VIH, a diferencia de cualquier otra proteína no viral.

Esto le permite transferir ARN a las neuronas, lo que sorprendió a los investigadores que descubrieron este comportamiento.

Sorprendentemente, hasta el 15% del ADN humano procede de ADN viral que se ha introducido en nuestros genes a lo largo de la evolución.

La mayoría de las veces se considera "ADN basura", aunque en algunos casos desempeña un papel fundamental en la creación de los seres humanos.

Por ejemplo, desempeña un papel fundamental en el desarrollo de los úteros de las hembras de los mamíferos.

Aunque todavía se necesitan pruebas sólidas, parece que las proteínas Arc evolucionaron hace 350-400 millones de años como un retrovirus muy primitivo, e insertaron su material genético en el ADN animal, lo que llevó a la adopción de nuestros cerebros actuales.

Sin Arc no hay recuerdos a largo plazo.

Al igual que la ciencia sobre nuestro microbioma, esta línea de investigación es muy nueva, pero ya está arrojando una luz importante sobre lo que realmente nos hace humanos.

Este fascinante hallazgo de que una coevolución viral está detrás de una de nuestras funciones cerebrales esenciales tipifica el joven y enigmático campo de la neurociencia.

Se están haciendo muchos avances, pero está claro que aún queda mucho por descubrir.

Esté atento a nuestro blog de fin de año sobre los principales descubrimientos neurocientíficos de 2019.

Mientras tanto, puedes ponerte al día consultando estos.

7 Grandes avances en neurociencia de 2017 5 Avances en neurociencia de 2018