5 Beneficios del entrenamiento cognitivo

5 Beneficios del entrenamiento cognitivo

La idea de hacer ejercicio físico para obtener los beneficios de estar más en forma y saludable se da por sentada.

Sin embargo, poca gente se da cuenta de que entrenar nuestra materia gris puede ser igual de importante.

En lo que respecta al entrenamiento cognitivo, cada vez hay más investigaciones que demuestran que se pueden obtener beneficios incluso con pequeñas cantidades de ejercicio mental.

Y con las nuevas tecnologías y aplicaciones cognitivas disponibles para todo el mundo, nunca ha habido un mejor momento para empezar a entrenar el órgano más importante del cuerpo.

Utilizando algunos ejemplos con NeuroTracker, aquí veremos cómo flexionar algunos músculos mentales puede mejorar 5 aspectos diferentes de nuestra vida cotidiana.

1.

La neuroplasticidad es una característica extraordinaria del cerebro.

En pocas palabras, tus neuronas están construidas para poder adaptarse rápidamente a las exigencias que se les plantean.

Al hacer crecer nuevas redes neuronales y acelerar las conexiones importantes, un programa de entrenamiento mental puede mejorar la actividad cerebral de forma medible y sostenible.

También puede desencadenar el crecimiento de nuevas neuronas, incluso a una edad avanzada.

Las investigaciones realizadas con el NeuroTracker han demostrado que sólo 3 horas de entrenamiento distribuido aumentan de forma sostenible las ondas cerebrales de manera que se observa un aumento de la neuroplasticidad, junto con un claro incremento de las capacidades cognitivas.

Entonces, ¿qué importancia tiene para la salud del cerebro? Las investigaciones neurocientíficas realizadas en muchas condiciones médicas diferentes están construyendo una imagen que muestra la neuroplasticidad en el centro de la salud cognitiva.

Las reducciones de la neuroplasticidad son un factor causal de las enfermedades neurogenerativas o una solución para prevenir o mitigar los efectos de enfermedades como la demencia, el Alzheimer, el Parkinson y el deterioro cognitivo leve.

2.

Conducción más segura Aunque la mayoría de la gente lo da por sentado, las habilidades necesarias para una conducción segura son en realidad muy exigentes.

En primer lugar, implica habilidades motrices para controlar el coche.

En segundo lugar, requiere conciencia situacional para controlar el entorno cambiante y prestar atención al cuadro de mandos.

Y en tercer lugar, la conducción implica la toma de decisiones inmediatas y potencialmente mortales en situaciones de emergencia.

Por estos motivos, se ha comprobado que cuando la mayoría de los conductores se ven implicados en accidentes, sus capacidades mentales se ven desbordadas, lo que provoca el colapso de la visión periférica, que a su vez perjudica el conocimiento de la situación y la toma de decisiones.

Tres estudios de conducción con NeuroTracker han demostrado que las personas con puntuaciones más bajas, y por tanto con menores capacidades cognitivas, tienen una probabilidad significativamente mayor de sufrir un accidente y chocar.

La lección aprendida, es que agudizar tus habilidades mentales con un entrenamiento ocasional, pero regular, podría tener consecuencias que cambian la vida en la carretera.

3.

Rendimiento deportivo Además de hacer deporte por los beneficios para la salud que conlleva, o incluso sólo por diversión, las personas que compiten también quieren ganar.

Hoy en día no basta con estar más en forma o ser más rápido: la verdadera forma de juego implica perfeccionar las habilidades que residen entre las orejas.

Por eso se está produciendo una revolución en los deportes profesionales: los mejores jugadores entrenan su cerebro para obtener ventaja sobre sus oponentes.

Como hemos visto en la investigación del NeuroTracker, incluso una pequeña cantidad de entrenamiento perceptivo-cognitivo se traduce en mejores decisiones en el campo.

De hecho, un estudio sobre fútbol demostró que, tras sólo 3 horas de entrenamiento de seguimiento de objetos múltiples en 3D, los jugadores de fútbol experimentaron una reducción drástica de los errores de pase, pasando de una tasa de error del 47% a sólo el 28%.

Esta es la razón por la que los mejores atletas profesionales, como Steph Curry, Matt Ryan y Tom Brady, son fans del entrenamiento cognitivo.

Matt Ryan afinando sus habilidades de quarterback en NeuroTracker 4.

Rendimiento profesional Además de proporcionar riqueza, los trabajos son los que ocupan la mayor parte de nuestra vida de vigilia.

Para la mayoría de las personas, lo bien que nos va en nuestras carreras es la influencia número uno en nuestra autoestima.

Como ya hemos comentado, la revolución digital está cambiando rápidamente la naturaleza del lugar de trabajo para convertirlo en un espacio donde el procesamiento de la información es el rey.

Por estas razones, tiene más sentido que nunca invertir un poco de tiempo y esfuerzo en el desarrollo del rendimiento profesional.

La ventaja de los programas de formación como NeuroTracker, es que potencian las funciones cognitivas de alto nivel.

Éstas desempeñan un papel fundamental a la hora de determinar nuestro rendimiento en prácticamente cualquier puesto de trabajo.

Un buen ejemplo es la Fuerza Aérea de Estados Unidos, que ahora utiliza la tecnología para acelerar la formación de los nuevos reclutas, con el objetivo de que sean mejores pilotos a lo largo de sus carreras de aviación.

Otro ejemplo es NeuroStreet, una empresa que entrena a los operadores financieros para que procesen la información de las operaciones con mayor eficacia y precisión, aumentando sus ganancias.

Sea cual sea la carrera, el entrenamiento cognitivo puede suponer una diferencia tangible en el rendimiento diario.

5.

Bienestar mental Un cerebro más sano es una cosa, pero la mayoría de nosotros elegiríamos un cerebro más feliz si pudiéramos elegir.

Además de ser utilizado por las empresas para mejorar el bienestar de los empleados en el trabajo, se está investigando si el entrenamiento con NeuroTracker puede aliviar los síntomas y las condiciones de la depresión.

Los problemas de bienestar suelen ser consecuencia del estrés, la ansiedad o el agotamiento.

Todos ellos están relacionados con la reducción de la neuroplasticidad y los déficits en las capacidades cognitivas de alto nivel, como las funciones ejecutivas, la memoria de trabajo, la atención y la velocidad de procesamiento.

Al recuperar y fortalecer estas funciones de alto nivel, el cerebro puede ser más resistente a las influencias relacionadas con el estrés.

Se espera que estos efectos del entrenamiento también reduzcan los síntomas reales asociados a enfermedades como la depresión: ¡un cerebro más agudo es un cerebro más resistente! Aquí hemos cubierto sólo 5 de las muchas razones por las que el entrenamiento cognitivo puede tener beneficios en diversos aspectos de nuestra vida cotidiana.

La conclusión es que dedicar un poco de tiempo a la semana para concentrarse en el disparo de las neuronas le reportará beneficios para su bienestar, e incluso puede ayudarle a alcanzar sus objetivos.

Si quieres saber más, consulta también estos blogs.

Los secretos del envejecimiento saludable 7 atletas profesionales dan su opinión sobre NeuroTracker