5 Formas cotidianas de mantener la mente despierta

5 Formas cotidianas de mantener la mente despierta

La salud del cerebro es un tema cada vez más importante en los tiempos modernos.

Sin embargo, no mucha gente conoce las formas cotidianas de mantener la mente sana y aguda.

Aquí repasaremos 5 cosas que puedes hacer a diario para mantener tu materia gris optimizada para la salud y el rendimiento, sea cual sea tu edad.

1.

Hacer ejercicio En las últimas décadas, las ciencias de la salud han descubierto que el ejercicio es una panacea para el bienestar físico y mental.

Hacer ejercicio tiene diferentes beneficios.

En primer lugar, realizar una actividad rigurosa mejora el sistema cardiovascular, que es el responsable de suministrar suficiente oxígeno al cerebro.

La falta de oxigenación del cerebro durante el envejecimiento está asociada a muchas formas de deterioro cognitivo.

La actividad física también estimula cambios químicos en el cerebro que mejoran el aprendizaje, el estado de ánimo y el pensamiento.

En segundo lugar, si se hace ejercicio al aire libre, la exposición a la luz del día permite a nuestra piel sintetizar rápidamente la vitamina D.

La vitamina D es conocida por ser la vitamina milagrosa para la salud general y la prevención de enfermedades, además de desempeñar un papel central en la regulación del crecimiento de las células nerviosas entre las neuronas, y potenciar los neurotransmisores.

De hecho, algunos de los últimos descubrimientos médicos en los Estados Unidos sugieren que puede suprimir fuertemente los síntomas en pacientes infectados con COVID-19.

Además, la luz solar a través de la retina mejora nuestro estado emocional al estimular las hormonas del bienestar.

En tercer lugar, cuando se practica un deporte, se induce el aprendizaje de habilidades motoras complejas.

No sólo se entrena el sistema muscular, sino también el cerebro y el sistema nervioso central.

Y si se practican deportes tácticos o de equipo, como el baloncesto, el fútbol o el tenis, también se ponen a prueba los sistemas perceptivo-cognitivo y de toma de decisiones.

Un estudio histórico publicado en Nature reveló que los deportistas de élite tienen cerebros altamente adaptables y orientados al aprendizaje rápido de nuevas habilidades.

Esto podría estar relacionado con los intensos entrenamientos cognitivos que mantienen a lo largo de sus carreras.

Conclusión: intente sacar algo de tiempo al día para hacer algo de ejercicio, preferiblemente deportes al aire libre.

Sin embargo, algo tan sencillo como tener una rutina de ir andando o en bicicleta al trabajo seguirá siendo beneficioso para tu agudeza mental.

2.

Asumir nuevos retos de aprendizaje Su cerebro se nutre del aprendizaje.

El aprendizaje estimula la neuroplasticidad y la neurogénesis, poniendo a prueba nuestra materia gris para que se mantenga en plena forma y siga adaptándose y creciendo.

Un aspecto clave es el grado de desafío que supone el aprendizaje de una habilidad concreta.

La investigación ha descubierto que los retos de larga duración ofrecen importantes beneficios a largo plazo.

Ejemplos clásicos de este tipo de actividades son el aprendizaje de un nuevo idioma o de un instrumento musical.

Sin embargo, incluso las habilidades más novedosas, como aprender a hacer malabares o a montar en monociclo, suponen un gran esfuerzo para el cerebro.

Lo más importante es dedicarse a un aprendizaje constante y, cuando uno se estanque, pasar a un nuevo reto.

Incluso socializar con gente nueva pone en marcha muchos sistemas cognitivos de alto nivel, lo que proporciona a la mente un entrenamiento continuo y aumenta la longevidad.

El beneficio es que tu mente está preparada para rendir a diario, independientemente de lo que tengas que afrontar.

Conclusión: acepta el aprendizaje de tareas nuevas y novedosas siempre que puedas, sigue con ellas mientras sean un reto, pero sigue adelante una vez que el reto se estanque.

3.

Mantener una dieta saludable Anteriormente hemos hablado de los superalimentos para el cerebro, pero la salud y el rendimiento del cerebro implica todo lo que se come.

Por lo tanto, el objetivo más importante es conseguir una dieta equilibrada, sobre todo en cuanto a la ingesta variada de vitaminas y minerales.

Por ejemplo, si tiene un nivel moderadamente bajo de vitamina K, su cuerpo no puede codificar las proteínas que intervienen en la eliminación del crecimiento de la placa a lo largo de las arterias.

Esto está directamente relacionado con un mayor riesgo de enfermedades cardíacas, además de restringir el flujo sanguíneo entre las orejas.

Los nootrópicos "potenciadores del cerebro", que se encuentran en las estanterías de las tiendas de salud junto con los suplementos, han experimentado un gran aumento en los últimos 5 años, con la aparición de miles de nuevos productos en el mercado cada año.

En general, el jurado científico sigue sin pronunciarse sobre la mayoría de ellos, a la espera de pruebas más convincentes que respalden sus efectos cognitivos reales.

No obstante, hay excepciones, como los suplementos de omega-3, que han demostrado beneficios en la mejora de las funciones cerebrales, sobre todo en personas con deterioro cognitivo leve y depresión.

Los ácidos grasos omega-3 pueden consumirse en su forma natural, conservando la piel del pescado, y algunas investigaciones demuestran que esta forma tiene mayores beneficios para afinar la capacidad de pensar.

Para llevar: es un consejo que todos hemos oído alguna vez: "lleva una dieta equilibrada".

Consumir una variedad de alimentos saludables contribuirá en gran medida a dar a tu cerebro la nutrición que necesita para mantenerse en forma.

4.

Dormir bien El sueño de calidad es uno de los grandes temas cuando se trata del bienestar general.

Un buen descanso nocturno no sólo rejuvenece físicamente el cerebro y el cuerpo, sino que soñar implica simular la realidad tanto mental como físicamente.

Cuando se sueña, se aprende.

Psicológicamente, se sabe que soñar es un factor crítico para nuestra salud mental.

Si no se tiene la fase REM durante muchos días, los riesgos de los efectos secundarios podrían incluir incluso la muerte.

En el lado positivo, se ha demostrado en muchos estudios que dormir bien aumenta nuestra capacidad de memoria a largo plazo.

Esto se debe a que el propio acto de dormir tiene un papel directo en la consolidación de la memoria, que es esencial para aprender y retener nueva información.

Otras investigaciones realizadas en los últimos años han validado la tendencia de los deportistas de élite a entrenar el sueño.

Por ejemplo, un estudio de la Universidad de Stanford descubrió que los jugadores de baloncesto tardaban casi un segundo en esprintar y que los lanzamientos de tiros libres mejoraban en casi un 10% cuando los jugadores ampliaban sus horas de sueño.

Conclusión: dormir lo suficiente, y un sueño de buena calidad, mejora literalmente tu rendimiento cada día.

5.

Aunque se ha debatido mucho sobre los efectos de transferencia de los muchos tipos de aplicaciones de entrenamiento cerebral que existen en el mercado, hay una serie de empresas que han establecido pruebas sólidas de que el tipo correcto de entrenamiento cognitivo proporciona beneficios en el mundo real.

Como ya hemos comentado, NeuroTracker ha sido considerada una neurotecnología ejemplar, con una plétora de estudios revisados por pares que demuestran amplios beneficios para el rendimiento mental.

Aunque la mayoría de la gente no se plantearía un programa de entrenamiento para agudizar su mente, el entrenamiento cognitivo se ha convertido en una práctica habitual para los atletas profesionales, junto con muchas personas interesadas en un envejecimiento saludable.

¿Qué tienen en común estos dos grupos? Sólo una cosa: quieren mejorar sus cerebros.

La pregunta es, ¿quién no lo quiere? Las últimas investigaciones demuestran que los programas de entrenamiento cognitivo pueden ser muy prácticos y convenientes para encajar en la rutina diaria.

Por ejemplo, los resultados del NeuroTracker demuestran que una sola sesión de 6 minutos al día en un ordenador personal o portátil se traduce en un gran aumento del rendimiento en el mundo real en cuestión de semanas.

Esto se ha corroborado en estudios basados en EEG con mejoras positivas y sostenidas en la actividad de las ondas cerebrales en muchas regiones, lo que indica un aumento de la neuroplasticidad.

Conclusión: para agudizar la mente de una manera muy eficiente, adopta un programa de entrenamiento cognitivo y hazlo parte de tu rutina diaria.

Es común que la gente piense que un cierto nivel de deterioro cognitivo es inevitable a partir de los 30 años, pero la neurociencia nos dice que es hora de volver a pensar.

Hemos tratado 5 formas sencillas y prácticas de modificar sus rutinas diarias para optimizar sus funciones cerebrales y su agudeza mental.

Aunque cada una de ellas es eficaz, los mayores beneficios provendrán de la sinergia de incorporar varias o todas ellas a su vida diaria.

Buena suerte.

Si está interesado en aprender más sobre la salud y el estado físico del cerebro, consulte nuestros blogs sobre temas específicos.

5 formas de potenciar la neurogénesis 7 formas de aprovechar la neuroplasticidad 9 superalimentos para el cerebro