5 mitos sobre el TDAH

5 mitos sobre el TDAH

Con tantos mitos en torno al Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), a menudo es difícil separar los hechos de la ficción.

¿Pueden los genios tener TDAH? ¿Se puede tener TDAH si se es una persona tranquila? La realidad es que se calcula que hay 6,4 millones de niños diagnosticados con TDAH sólo en Estados Unidos.

De hecho, este trastorno neuroconductual parece ser ahora tan frecuente como el resfriado común.

Pero, aclaremos los hechos y expongamos los 5 mitos sobre el TDAH.

Mito nº 1: Los niños con TDAH son incapaces de prestar atención Realidad: El TDAH es un término amplio, y la condición puede variar de una persona a otra.

Hay tres tipos principales de TDAH: inatento, hiperactivo-impulsivo y combinado.

En el TDAH hiperactivo-impulsivo, la persona tiene síntomas de hiperactividad e impulsividad pero no de falta de atención.

Algunos de estos síntomas pueden ser hablar en exceso, interrumpir incesantemente a los demás o no saber esperar su turno.

Mito nº 2: El TDAH es simplemente una falta de fuerza de voluntad Realidad: Las personas con TDAH son capaces de hiperconcentrarse en las cosas que les interesan.

En consecuencia, existe la idea errónea de que si realmente quisieran, podrían concentrarse en otras tareas.

Por desgracia, el TDAH no es un problema de fuerza de voluntad; es un problema químico que afecta a los sistemas de gestión del cerebro.

Los neurocientíficos creen que la hiperconcentración es el resultado de niveles anormalmente bajos de dopamina.

Esta deficiencia de dopamina dificulta el cambio de atención de una cosa a otra.

Si están haciendo algo que les gusta o les resulta psicológicamente gratificante, tenderán a persistir en este comportamiento.

Los cerebros de las personas con TDA se sienten atraídos por las actividades que proporcionan una gratificación instantánea.

Mito nº 3: Alguien con TDAH, no puede tener también depresión, ansiedad u otros problemas psiquiátricos Realidad: El TDAH suele coincidir con otros trastornos.

Nuevos estudios neurocientíficos han descubierto vínculos neurobiológicos directos entre el TDAH, el TOC y el autismo.

Hasta el 70% de las personas con TDAH sufrirán síntomas de depresión y/o ansiedad en algún momento de su vida.

Además, una persona con TDAH tiene seis veces más probabilidades de padecer otro trastorno psiquiátrico o de aprendizaje que la mayoría de las demás personas.

A veces, estos trastornos comórbidos surgen independientemente del TDAH.

Sin embargo, también pueden ser el resultado del estrés crónico y el desánimo que supone vivir con TDAH.

Mito nº 4: Cualquier persona con una inteligencia adecuada puede superar sus síntomas de TDAH Realidad: El TDAH afecta a personas de todos los niveles de inteligencia.

En un estudio realizado entre niños con TDAH, todos ellos tenían puntuaciones de CI de 120 o más.

Esto los situaba en el 9% superior de su grupo de edad en inteligencia básica.

Todos los estudiantes del estudio tenían importantes deficiencias en la memoria de trabajo y en la velocidad de procesamiento.

Una cosa que era evidente era su incapacidad crónica para desplegar su inteligencia en el trabajo efectivo y para llevarse bien con otras personas.

Mito nº 5: No se puede tener TDAH de adulto Realidad: Muchos adultos pueden luchar toda su vida con síntomas de TDAH no reconocidos.

El trastorno por déficit de atención suele tener un aspecto bastante diferente en los adultos que en los niños.

Además, los síntomas son únicos para cada individuo.

En consecuencia, muchos adultos no reciben la ayuda que necesitan.

Asumen que sus dificultades crónicas, como la depresión o la ansiedad, están causadas por otras deficiencias que no responden al tratamiento habitual.

Ahora, usted conoce algunos datos sobre el TDAH, y aprender sobre él es el primer paso.

Desde las estrategias estructuradas hasta las herramientas de entrenamiento cognitivo para el TDAH, la gente está encontrando formas significativas de controlar sus síntomas.

Afortunadamente, hay muchas formas en que las personas con el trastorno pueden ayudarse a sí mismas y controlar sus síntomas.

Si busca más información sobre el TDAH, consulte este excelente recurso educativo del equipo de Edu Birdie.