Urea

La urea es el producto de desecho del metabolismo de las proteinas. Es un indicador de un buen funcionamiento renal.

Urea

Que es la urea

Definición

La urea es el principal producto de desecho nitrogenado del metabolismo y se genera a partir de la descomposición de las proteínas.

Se elimina del cuerpo casi exclusivamente por los riñones en la orina, y la medición de su concentración, primero en la orina y luego en la sangre, ha tenido una aplicación clínica en la evaluación de la función renal durante más de 150 años.

Ciclo de la urea

Es el principal producto final nitrogenado del catabolismo de proteínas y aminoácidos. Las proteínas se degradan primero a aminoácidos, que a su vez se degradan (desaminan), con producción de amoniaco (NH3), que es un producto altamente tóxico.

En una serie de cinco reacciones controladas enzimáticamente, conocidas en conjunto como el "ciclo de la urea", este amoníaco tóxico resultante de la descomposición de las proteínas se convierte en urea no tóxica.

Dióxido de carbono (CO2) es un producto secundario del ciclo de la urea. Casi toda esta producción de urea ocurre en las células del hígado (hepatocitos); la única otra fuente son las células de los riñones.

Si te interesa saber más sobre el ciclo de la urea mira este video

Causas de urea alta

Lógicamente, al ser un producto de desecho de proteinas, el nivel de urea en sangre está influenciado por el contenido de proteínas de la dieta; Una dieta baja en proteínas se asocia con una producción reducida de urea y una dieta alta en proteínas se asocia con una mayor producción de urea.

La inanición se asocia, quizás de manera contradictoria, con una mayor producción de urea, pero esto se explica por el aumento de proteínas liberadas por la degradación del tejido muscular (autólisis) que se produce durante la inanición para su utilización como fuente de energía.

Cualquier patología asociada con la degradación de los tejidos se asocia por la misma razón con un aumento en los niveles.

Una pequeña cantidad (<10%) se elimina a través del sudor y el intestino, pero la mayor parte de la urea producida en el hígado se transporta en la sangre a los riñones, donde se elimina del cuerpo a través de la orina.

Este proceso de eliminación renal, comienza con la filtración de sangre en los glomérulos de aproximadamente 1 millón de nefronas contenidas dentro de cada riñón.

Aunque a menudo se considera simplemente un producto de desecho metabólico, la urea tiene dos funciones fisiológicas importantes descritas anteriormente: desintoxicación del amoníaco y conservación del agua.

Valores normales de urea

Los valores normales de urea serica estan entre 20 y 40 mg/dL.

Causas de urea serica alta

La concentración de urea sanguinea refleja el equilibrio entre la producción de urea en el hígado y la eliminación de urea por los riñones, en la orina; por lo tanto, el aumento de urea plasmática puede ser causado por una mayor producción de urea, una disminución de la eliminación de urea o una combinación de los dos.

Con mucho, la causa más habitual es la eliminación urinaria reducida de urea debido a una enfermedad renal avanzada y una reducción marcada asociada en la Tasa de Filtración Glomerular (TFG).

La TFG es un parámetro de importancia clínica primordial porque ayuda a evaluar la función renal. Todos aquellos con función renal reducida, cualquiera que sea su causa, han reducido la TFG y existe una buena correlación entre la TFG y la gravedad de la enfermedad renal.

El valor de la urea como prueba de la función renal depende de la concentración de urea en suero. A medida que disminuye la TFG, aumenta la urea en plasma / suero.

La urea puede elevarse a pesar de una TFG normal (es decir, función renal normal), por lo que, como prueba de la función renal, la urea carece de especificidad

Las causas del aumento de urea sérica en asociación con la TFG normal, es decir, la función renal normal, incluyen fisiológicas y patológicas.

Las dos causas fisiológicas son el aumento de las proteínas alimentarias y el envejecimiento.

Como se mencionó anteriormente, el aumento de proteínas en la dieta da como resultado una mayor producción de urea. Si es suficientemente marcado, este aumento de la producción de urea puede hacer que aumente la urea sérica. También se ha mencionado el aumento relacionado con la edad de la urea sérica.

La hemorragia gastrointestinal se asocia con una mayor ingesta de proteínas y, por lo tanto, con un aumento de la producción de urea y el consiguiente aumento de la urea sérica .

El aumento en el proceso de destruccion de proteínas y el consiguiente aumento de la síntesis de urea explica, al menos en parte, el aumento de urea plasmática que acompaña a las afecciones asociadas con daño en algún tejido, por ejemplo, traumatismo, cirugía mayor, inanición, infección grave.

El papel de la urea en la conservación de agua por parte del riñón implica un aumento de la reabsorción de urea y la consiguiente tendencia a un aumento leve de la urea plasmática.

Algunos estados, como insuficiencia cardíaca, deshidratación, choque hipovolémico, necesariamente provocan esta respuesta adaptativa y todos pueden estar asociados a un leve aumento de la urea plasmática, a pesar de la TFG normal.

Los fármacos que inducen un estado catabólico con un aumento de la degradación de proteínas y el consiguiente aumento de la producción de urea pueden provocar un ligero aumento de la urea sérica; el grupo de fármacos más común con este efecto son los corticosteroides.

En resumen, la urea puede estar alta por los siguientes motivos:

  • Enfermedad / insuficiencia renal
  • Deshidratación por: baja ingesta de líquidos pérdida excesiva de líquidos (sudoración, vómitos, diarrea, diuréticos, etc.)
  • Disminución de la perfusión renal debido a insuficiencia cardiaca, shock hipovolémico, hipotensión severa
  • Sangrado gastrointestinal
  • Dieta rica en proteínas
  • Envejecimiento
  • Estado catabólico: trauma, infección severa, inanición, algunos medicamentos con efecto catabólico, por ejemplo, uso de corticosteroides)

En general, las causas no renales de aumento de urea plasmática / sérica dan como resultado un aumento de leve a moderado.

La concentración en pacientes con disfunción renal puede variar de levemente aumentada a severamente aumentado, dependiendo de la gravedad de la enfermedad.

Aquellos con insuficiencia renal en etapa terminal que requieren diálisis o trasplante de riñon pueden tener urea plasmática superior a 140 mg / dL.

 

Causas de urea plasmática / sérica reducida

La urea sérica reducida es menos común y, por lo general, tiene menos importancia clínica que el aumento de urea sérica.

Dado que la concentración de urea en plasma o suero refleja el equilibrio entre la producción de urea y la eliminación de urea en la orina, la urea plasmática / sérica reducida puede ser causada por una producción disminuida de urea, un aumento de la excreción urinaria de urea o una combinación de los dos.

Hay dos causas fisiológicas de concentración reducida: dieta baja en proteínas y embarazo.

Una dieta baja en proteínas se asocia con una producción reducida de urea y la consiguiente tendencia a reducir la concentración de urea plasmática / sérica.

La causa patológica de la concentración baja de urea se limita en gran medida a la enfermedad hepática avanzada.

Esto refleja el papel central que juega el hígado en la producción de urea a través del ciclo de la urea. La deficiencia hereditaria de cualquiera de las cinco enzimas del ciclo de la urea describe un grupo poco común de condiciones (llamadas defectos del ciclo de la urea) que pueden dar lugar a una síntesis de urea reducida y la consiguiente reducción de la concentración de urea en sangre.

En resumen, la urea puede bajar por:

  • El embarazo
  • Dieta baja en proteínas
  • Sobrehidratación
  • Enfermedad hepática avanzada (cirrosis, insuficiencia hepática)
  • Defecto heredado en las enzimas del "ciclo de la urea" (síntesis de urea reducida)

Resumen

La urea es un producto de desecho del metabolismo que los riñones excretan en la orina. La enfermedad renal se asocia con una reducción de la excreción de urea y el consiguiente aumento de la concentración sanguínea.

La principal prueba para la detección y el seguimiento de la función renales la creatinina plasmática. La limitación de la urea como prueba de la función renal se relaciona con una sensibilidad y especificidad reducidas, de modo que una urea normal no excluye necesariamente la enfermedad renal y no se puede suponer que un aumento leve a moderado e la urea se deba a una enfermedad renal.

Hay muchas causas no renales que pueden estar asociadas con tal aumento y para algunas de estas condiciones, por ejemplo, insuficiencia cardíaca, la deshidratación es común.

En comparación con la urea, la medición de creatinina no es más sensible pero es más específica.

En algunas circunstancias, la urea puede ser más sensible que la creatinina para la detección temprana de la nefropatía, por lo que tiene algunas ventajas.