Monocitos altos o monocitosis. Causas, sintomas y tratamiento

Monocitos altos o monocitosis. Conoce las causas, sintomas y medidas que puedes tomar para regularlos

Monocitos altos o monocitosis. Causas, sintomas y tratamiento

Los monocitos son un tipo de glóbulos blancos o leucocitos, los más grandes, y son los encargados de ayudar a combatir infecciones bacterianas o víricas. Junto con el resto de glóbulos blancos conforman la principal barrera inmunitaria.

Vamos a ver con detalle el papel de los monocitos en la defensa inmunológica y la importancia de niveles de monocitos elevados.

¿Qué son los monocitos?

La sangre esta compuesta de plasma, plaquetas, glóbulos rojos y glóbulos blancos.

Aunque la proporción de glóbulos blancos es solo del 1% de la sangre su papel en la protección contra infecciones y otras enfermedades es fundamental.

En total encontramos 5 tipos de glóbulos blancos, y cada uno cumple una función concreta en la defensa inmunológica.

Los monocitos son producidos en la médula ósea y posteriormente son liberados a la sangre. Ya en la sangre, una vez llegan a los tejidos realizan una función de macrófagos. Cuando encuentran algún microorganismo que consideran patógeno lo engullen (fagocitan). También se encargan de destruir las células muertas y colaboran con la respuesta del sistema inmune.

A continuación damos una breve información sobre el resto de los glóbulos blancos:

  • Basófilos: Combaten alergias y otros agentes infecciosos, produciendo ciertas sustancias químicas
  • Eosinófilos. Combaten a los parásitos y a determinadas células cancerosas. También colaboran en la respuesta alérgica.
  • Linfocitos. Son los encargados de producir los anticuerpos que combaten bacterias y virus. Producen la llamada memoria inmunológica.
  • Neutrofilos: Eliminan bacterias y hongos.

La vida media de los leucocitos o glóbulos blancos es en torno a 3 días, por lo que la medula tiene que producirlos continuamente.

¿Cómo se analizan los monocitos?

Para conocer el porcentaje de monocitos y la cantidad circulante en sangre se solicita una prueba de hemograma, con diferencial de glóbulos blancos. Mediante esta prueba conoceremos el porcentaje de cada glóbulo blanco o leucocito en su sangre. También conoceremos si hay glóbulos blancos anormales o inmaduros.

Para realizar la prueba se sigue el mismo método que la mayoría de los análisis de sangre. Su medico/a, enfermero/a o analista le extraerá una pequeña muestra de sangre, normalmente del brazo. Para esta prueba no es necesario acudir en ayunas.

Una vez extraída la sangre el analista realizará un frotis sanguíneo y aplicará tintes especiales para ayudarle a diferenciar los diferentes tipos de células sanguíneas. Esta prueba la puede solicitar su médico para ayudarle a diagnosticar determinados tipos de infecciones o enfermedades más graves como anemia o leucemia.

Valores normales de monocitos

Los glóbulos blancos se mantienen en un equilibrio muy especial, de manera que si un tipo esta alto, puede llevar a que otra población pueda estar baja.

El conocimiento de la cifra de monocitos de una manera aislada puede no dar demasiada información del estado del sistema inmunitario. Es por ello que en el análisis cada tipo de glóbulo blanco o recuento de leucocitos, estos aparecerán como un porcentaje.

En concreto los monocitos constituyen un porcentaje bastante pequeño de la población de glóbulos blancos.

Podríamos considerar normal los siguientes rangos::

  • Monocitos: 2 - 8 %
  • Basófilos: 0,5 - 1 %
  • Eosinófilos: 1 - 4 %
  • Linfocitos: 20 - 40 %
  • Neutrófilos: 40 - 60 %
  • Neutrófilos jóvenes: 0 - 3 %

Cuando el porcentaje de monocitos es superior al 8% en un adullto se considera monocitosis o monocitos altos, e indica que el organismo esta combatiendo una infección.

Posibles causas de su recuento alto de monocitos podrían ser el estrés, infecciones, inflamación, una respuesta inmunitaria y ciertos trastornos sanguíneos.

¿Que produce que los monocitos estén altos?

Como hemos comentado, cuando su porcentaje o cantidad de monocitos están altos, significa que su cuerpo está luchando contra algo. A esta condición se le conoce como monocitosis.

A continuación enumeramos algunas condiciones que pueden producir monocitosis:

  • Infecciones víricas Determinados tipos de infecciones víricas como la mononucleosis infecciosa, las paperas o el sarampión
  • producen monocitosis.
  • Infecciones parasitarias. Los procesos parasitarios elevan los monocitos en sangre.
  • Tuberculosis. Esta enfermedad, causada por la bacteria Mycobacterium tuberculosis también conlleva monocitosis.
  • Leucemia mielomonocítica crónica (una enfermedad cancerosa en la que los monocitos de la médula ósea empiezan a crecer de forma descontrolada)
  • Sarcoidosis. Consiste en el crecimiento de células inflamatorias en varias partes del cuerpo, pero más comúnmente en ganglios linfáticos y pulmones.
  • Histiocitosis de células de Langerhans

Estudios recientes relacionan recuentos altos de monocitos con cierto tipo de enfermedades cardiovasculares, por lo que su detección puede ayudar a evaluar el estado de salud del corazón.

El equilibrio tan específico de glóbulos blancos también puede ayudar a diagnosticar ciertas enfermedades.

Un ejemplo de esto es un estudio de 2015 que pone de manifiesto que una proporción baja de linfocitos y alta en monocitos podría ayudar a identificar a personas que están sufriendo colitis ulcerosa.

Como bajar los monocitos altos

Dependiendo de la causa de los monocitos elevados podremos aplicar un tratamiento u otro. Su médico solicitará pruebas complementarias para tratar de identificar la causa de la elevación.

Cuando la monocitos es producida por una infección bacteriana el tratamiento puede ser el uso de antibióticos para combatir la infección. Este podría ser el caso de la tuberculosis.

Cuando la infección es parasitaria, pruebas de laboratorio adicionales pueden ayudar a determinar la causa exacta, para así poder administrar el fármaco adecuado para el tratamiento.

En casos de cáncer el tratamiento sería la quimioterapia, radioterapia, trasplante de células madre o cirugía.

¿Puedo hacer algo para reducir mis monocitos?

Lo ideal para nuestra salud es mantener los monocitos dentro de los márgenes normales, entre un 2% y un 8%. Si estamos por debajo, será más propenso a contraer enfermedades infecciosas. Si está por encima del 8% significa que su organismo esta combatiendo alguna enfermedad.

Como en tantos aspectos de la vida, realizar de manera regular algún tipo de ejercicio físico puede ayudarle. Hay estudios que sugieren que la realización de ejercicio físico de manera regular puede ayudar a mantener los niveles adecuados de monocitos, especialmente en personas mayores.

Dado que la producción de monocitos esta relacionada con los procesos inflamatorios, el llevar una dieta antiinflamatoria podría ayudar a bajar el porcentaje de monocitos.

Ejemplo de alimentos antiinflamatorios son algunos frutos secos como las nueces, los pescados grasos tipo salmón, sardinas o caballa, el aceite de oliva, tomates o las verduras de hoja verde.

Del mismo modo, hay algunos alimentos que producen inflamación, por lo que la recomendación sería limitarlos en la medida de lo posible. Estos alimentos serían la carne roja o procesada, las frituras, cualquier tipo de refresco azucarado, zumos, bollería industrial o cualquier alimento con alto contenido en carbohidratos refinados, como pan blanco o pasta y la margarina o manteca de cerdo.

Un ejemplo perfecto de dieta antiinflamatoria la tenemos en la dieta mediterránea, que incluye gran cantidad de verduras, frutos secos, semillas, pescados, cereales integrales y aceite de oliva.

Si el nivel de monocitos es demasiado elevado, su médico hablará con usted para tratar de averiguar a que es debido, por si necesita algún tipo de tratamiento especial y ver si los cambios en el estilo de vida pueden ser efectivos.

Conclusiones finales

Los monocitos, junto con el resto de leucocitos constituyen una barrera contra agentes externos que nos protegen de infecciones, por lo que son una parte fundamental de nuestro sistema inmune.

Si su nivel de monocitos esta alto debe hablar con su médico para averiguar la causa subyacente y comenzar un tratamiento si es necesario.