Hemograma

El hemograma es uno de los elementos principales del analisis de sangre, en el que obtenemos informacion sobre globulos rojos, blancos y plaquetas.

El hemograma es una de las partes mas importantes de una análisis de sangre, puede arrojar gran cantidad de información, distinguir entre infecciones víricas o bacterianas, carencia de hierro, etc.

En el hemograma distinguimos tres secciones, la serie blanca, la roja y la plaquetar, que pasamos a detallar a continuación.

 

Hemograma - Globulos blancosLa Serie Blanca del Hemograma - los glóbulos blancos

Neutrófilos del hemograma:

Valor normal en hemograma: Entre 2.000 y 7.500/mL. Son los más numerosos. Se encargan de atacar a las sustancias extrañas (básicamente bacterias, agentes externos…) que entran en el organismo. En situaciones de infección o inflamación su número aumenta en la sangre. En estos casos se observan algunos que son ‘inmaduros' y se denominan cayados. En el hemograma se indican en forma de porcentaje sólo cuando hay infección porque en condiciones normales su cifra es cero.

Linfocitos en el hemograma:

Valor normal en el hemograma: Entre 1000 y 4500/mL. Pueden aparecer linfocitos altos en el hemograma sobre todo en infecciones por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias.

Monocitos en el hemograma:

Valor normal en el hemograma: Entre 200 y 800/mL.  Puede aparecer en el hemograma monocitos altos en el hemograma casi siempre por infecciones originadas por virus o parásitos. También en algunos tumores o leucemias.

Eosinófilos en el hemograma:

- Eosinofilos altos en el hemograma:

Sobre todo en enfermedades producidas por parásitos, en las alergias y en el asma.

- Eosinofilos bajos en el hemograma:

En situaciones en las que la médula ósea no puede producir células, por estar ocupado su espacio e inhabilitada su función debido a agentes infecciosos, tejido tumoral u otro tipo de agentes.

En infecciones graves. Aunque en un primer momento el número de estas células aumenta debido a una invasión externa, la cifra puede llegar a disminuir si el agente agresor es más fuerte y produce la muerte de los leucocitos.

Por algunos medicamentos que producen toxicidad sobre la médula ósea como los quimioterápicos (para el tratamiento del cáncer). También algunos antibióticos (cloranfenicol) o analgésicos (nolotil) pueden producir como efecto no deseado una reducción de su número.

Hemograma - Globulos rojosLa Serie Roja del Hemograma - Los glóbulos rojos 

Número de hematíes (RBC)

Valor normal en hemograma : Entre 4.300.000 y 5.900.000/mL

Los glóbulos rojos o hematíes se encargan del transporte de la hemoglobina y del oxígeno. Gracias a ellos el O2 que entra en los pulmones llega al resto del cuerpo. Una cifra por encima de lo normal en el hemograma puede indicarnos:

Tabaquismo: Las personas que fuman suelen tener en el hemograma más glóbulos rojos de lo normal. Esto es debido a que el tabaco disminuye el oxígeno que hay en la sangre y esa reducción estimula la producción de glóbulos rojos.

Insuficiencia respiratoria : Los pacientes que tienen poco oxígeno por otros motivos, por ejemplo por tener una bronquitis crónica, también pueden tener más glóbulos rojos de lo normal. En ocasiones hasta puede ser necesaria la realización de una sangría para que disminuyan.

Vivir en zonas muy elevadas : Los individuos que habitan en áreas montañosas o en ciudades como La Paz (Bolivia), a una altitud muy elevada, el número de glóbulos rojos en el hemograma puede ser mayor sin que esto signifique ninguna enfermedad para estas personas. El incremento está relacionado con la presión atmosférica y la falta de oxígeno, factores a los que el cuerpo responde fabricando más hematíes. Una cifra por debajo de lo normal nos indica:

Anemia: Las causas pueden ser muy variadas como la falta de hierro, de vitamina B12 o de ácido fólico. Un sangrado excesivo (por ejemplo reglas abundantes, o después de una intervención quirúrgica) o una enfermedad de la médula ósea, encargada de fabricarlos, puede dar lugar a un descenso del número de hematíes. Otras causas de la anemia son la destrucción acelerada de glóbulos rojos (debido a diversas patologías) o algunas enfermedades crónicas.

Hemoglobina HGB

Valor normal en el hemograma: Entre 12,5 y 17gr/L

Es una proteína que existe en el interior de los glóbulos rojos y que transporta el oxígeno en su interior. Por lo general la cantidad de hemoglobina que tenemos es proporcional al número de hematíes.

Una cifra superior a la normal indica lo mismo que el aumento en el número de glóbulos rojos. Una cifra por debajo de lo normal indica también lo mismo que el descenso de hematíes.

Existe una situación en la que la cantidad de hemoglobina es discrepante con el número de glóbulos rojos: la talasemia. En este caso el individuo tiene muchos glóbulos rojos pero de menor tamaño que lo habitual y poca hemoglobina en comparación.

Volumen corpuscular medio VCM

Valor normal en el hemograma: Entre 78 y 100 fL
Indica el tamaño de los glóbulos rojos.

El VCM alto indica que los glóbulos rojos son grandes. Esto se produce en enfermedades como el déficit de vitamina B12 o de ácido fólico, en patologías del hígado, o cuando hay un consumo elevado de alcohol. Algunos individuos tienen los hematíes un poco más grandes de lo normal sin que esto sea una enfermedad.

El VCM bajo indica que los glóbulos rojos son pequeños. Se produce en la talasemia (alteración de la hemoglobina que conlleva una reducción del tamaño de los hematíes) y en el déficit de hierro.

Hemoglobina corpuscular media HCM

Valor normal en el hemograma: Entre 27 y 32pg Indica la cantidad de hemoglobina que hay en cada glóbulo rojo. En cierto modo nos está diciendo lo 'rojos' que son los hematíes.

En el hemograma está aumentado en el déficit de vitamina B12, ácido fólico y disminuido en el déficit de hierro o en la talasemia.

Hemograma - PlaquetasLa serie Plaquetar del Hemograma - Las plaquetas

Valor normal en hemograma: entre 130.000 y 450.000/mL

Son las células de la sangre encargadas de la hemostasia, es decir, de cerrar los vasos sanguíneos cuando se produce una herida formando parte del coágulo.

Plaquetas aumentadas en hemograma:

En ocasiones las plaquetas aumentan como reacción a una enfermedad transitoria o crónica o en casos de hemorragia aguda.

Existen patologías de la sangre que se caracterizan por un número de plaquetas por encima de lo habitual (entre dos y tres veces). En ocasiones es necesario un tratamiento quimioterápico para reducir dichas cifras y evitar que aparezcan trombos en la sangre.

Plaquetas disminuidas en el hemograma:

Algunas infecciones muy graves pueden reducir el número de células que se producen en la médula ósea, por ello los pacientes tienen anemia, pocas plaquetas y pocos leucocitos.

Algunos individuos tienen unas sustancias (anticuerpos) en su sangre que destruyen sus propias plaquetas, como si no las reconocieran como propias. Es más frecuente en mujeres jóvenes. El nombre de esta enfermedad es 'púrpura trombocitopénica idiopática'. Si las cifras en el hemograma bajan por debajo de 10.000/mL existe riesgo de sangrado espontáneo.

Cuando existe una actividad excesiva del bazo, un órgano situado en la parte izquierda de nuestro abdomen cuya función es ayudar en la defensa frente a las infecciones. En algunas situaciones crece de tamaño (por ejemplo cuando hay una enfermedad hepática crónica y evolucionada) y trabaja más de la cuenta, produciendo una disminución en las células de la sangre, que se refleja en el hemograma.

Esperamos que este resumen ayude a entender un poco el hemograma

hemograma,hematologia,hemoglobina,hematocrito,plaquetas,globulos,rojos,blancos