Vitamina D. Usos demostrados y probables de su administracion

La vitamina D, información sobre su carencia y como nos benefician sus niveles adecuados

Vitamina D. Usos demostrados y probables de su administracion

La vitamina D es necesaria para la regulación de los minerales calcio y fósforo que se encuentran en el cuerpo. También desempeña un papel importante en el mantenimiento de una estructura ósea adecuada.

Vitamina D y el sol

La exposición al sol es una forma fácil y fiable de obtener vitamina D para la mayoría de las personas. La exposición de las manos, la cara, los brazos y las piernas a la luz solar 2 ó 3 veces a la semana durante aproximadamente una cuarta parte del tiempo que se tardaría en desarrollar una quemadura solar leve hará que la piel produzca suficiente vitamina D. El tiempo de exposición necesario varía según la edad, el tipo de piel, la estación del año, la hora del día, etc. Sólo 6 días de exposición casual a la luz solar sin protección solar pueden compensar 49 días de no exposición a la luz solar. La grasa corporal actúa como una especie de batería de almacenamiento de la vitamina D. Durante los períodos de luz solar, la vitamina D se almacena en la grasa y luego se libera cuando la luz solar desaparece.

La carencia de vitamina D es más común de lo que se cree. Las personas que no toman suficiente sol, especialmente en lugares donde está nublado frecuentemente, corren un riesgo especial. Sin embargo, incluso las personas que viven en climas soleados podrían estar en riesgo, posiblemente porque la gente se queda más en casa, se cubre cuando sale al exterior o utiliza protectores solares para reducir el riesgo de cáncer de piel.

Las personas mayores también corren el riesgo de sufrir una carencia de vitamina D. Es menos probable que pasen tiempo al sol, tienen menos "receptores" en la piel que convierten la luz solar en vitamina D, pueden no obtener vitamina D en su dieta, pueden tener problemas para absorber la vitamina D incluso si la obtienen en su dieta y pueden tener más problemas para convertir la vitamina D de la dieta en una forma útil debido a problemas renales. De hecho, algunos científicos sugieren que el riesgo de deficiencia de vitamina D en personas mayores de 65 años es muy alto.

Vitamina D y coronavirus COVID-19

Algunos expertos sugieren tomar 400-1000 UI (10-25 mcg) de vitamina D diariamente para reducir el riesgo de COVID-19. Aunque estas dosis de vitamina D son probablemente seguras, no hay buenos datos que apoyen el uso de la vitamina D para la COVID-19. Si opta por tomar vitamina D para el COVID-19, asegúrese de seguir también opciones de estilo de vida saludable y métodos de prevención probados.

Viramina D y Covid19

Vitamina D en los alimentos

Pocos alimentos son naturalmente ricos en vitamina D3. Las mejores fuentes son la carne de pescado graso y los aceites de hígado de pescado. Se encuentran cantidades más pequeñas en las yemas de huevo, el queso y el hígado de res. Ciertos hongos contienen algo de vitamina D2; Además, algunos hongos vendidos comercialmente contienen cantidades más altas de D2 debido a que se exponen intencionalmente a grandes cantidades de luz ultravioleta. Muchos alimentos y suplementos están fortificados con vitamina D, como los productos lácteos y los cereales.

  • Aceite de hígado de bacalao
  • Salmón
  • Pez espada
  • Atún
  • Zumo de naranja enriquecido con vitamina D
  • Leches lácteas y vegetales enriquecidas con vitamina D
  • Sardinas
  • Hígado de vaca
  • Yema de huevo
  • Cereales enriquecidos

Alimentos ricos en Vitamina D

  • Uso de suplementos de vitamina D

  • Suplementos de vitamina D recomendados

    Alimentos con Vitamina D

    Efectivo para

    • Hipofosfatemia familiar: Un raro trastorno óseo hereditario caracterizado por bajos niveles de fosforo en la sangre (hipofosfatemia familiar). La toma de vitamina D en formas conocidas como calcitriol o dihidrotaquisterol por vía oral junto con suplementos de fosfato es eficaz para tratar los trastornos óseos en personas con niveles bajos de fosfato en la sangre.
    • Hipoparatiroidismo o Paratiroides poco activos (hipoparatiroidismo): Los niveles bajos de la hormona paratiroidea pueden hacer que los niveles de calcio sean demasiado bajos. La toma de vitamina D en formas conocidas como dihidrotaquisterol, calcitriol o ergocalciferol por vía oral es eficaz para aumentar los niveles de calcio en sangre en personas con niveles bajos de hormona paratiroidea.
    • Osteomalacia. Desmineralización de los huesos. La toma de vitamina D3 es eficaz para tratar el reblandecimiento de los huesos. Asimismo, la toma de vitamina D en una forma conocida como calcifediol es eficaz para tratar la osteomalacia cuando esta es debida a una enfermedad hepática. Además, la toma de vitamina D2 es eficaz para tratar la desmineralización de los huesos causada por medicamentos o síndromes de mala absorción.
    • Osteodistrofia renal. Un trastorno óseo que se produce en personas con enfermedad renal (osteodistrofia renal). La toma de vitamina D en una forma conocida como calcitriol por vía oral controla los niveles bajos de calcio y previene la pérdida ósea en personas con insuficiencia renal.
    • Raquitismo. La vitamina D es eficaz para prevenir y tratar el raquitismo. Una forma específica de vitamina D, el calcitriol, debe utilizarse en personas con insuficiencia renal.
    • Deficiencia de vitamina D. Tomar suplementos de vitamina D es eficaz para prevenir y tratar la carencia de vitamina D. Tomar vitamina D2 por vía oral o administrarla en forma de inyección en el músculo parece ayudar a tratar una enfermedad muscular asociada a la deficiencia de vitamina D.

    Probablemente eficaz para

    • Pérdida ósea en personas que toman medicamentos llamados corticosteroides. La toma de vitamina D por vía oral previene la pérdida de masa ósea en personas que toman medicamentos denominados corticosteroides. Además, la toma de vitamina D sola o con calcio parece mejorar la densidad ósea en personas con pérdida ósea existente causada por el uso de corticosteroides.
    • Huesos débiles y frágiles (osteoporosis). Tomar vitamina D3 junto con calcio parece ayudar a prevenir la pérdida de masa ósea y las roturas de huesos.
    • Psoriasis. La aplicación de vitamina D en forma de calcitriol, calcipotrieno, maxacalcitol o paricalcitol puede ayudar a tratar la psoriasis en placas. La aplicación de vitamina D junto con corticosteroides parece funcionar mejor que la aplicación de vitamina D o de corticosteroides solos. Pero tomar vitamina D por vía oral no parece mejorar la psoriasis.

    Posiblemente eficaz para

    • Caries. Las investigaciones clínicas sugieren que tomar vitamina D2 o D3 reduce el riesgo de caries entre un 36% y un 49% en bebés, niños y adolescentes. Además, la exposición a más vitamina D antes del nacimiento podría reducir el riesgo de tener dientes cariados a los 12 meses de edad. Pero no está claro si tomar suplementos de vitamina D durante el embarazo reduce el riesgo de caries en el niño.
    • Insuficiencia cardíaca. Algunas investigaciones preliminares sugieren que las personas con niveles bajos de vitamina D tienen un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca en comparación con las que tienen niveles más altos. Algunas investigaciones muestran que tomar suplementos de vitamina D puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca en algunas mujeres. Además, la mayoría de las investigaciones sugieren que la toma de suplementos de vitamina D puede disminuir el riesgo de muerte en personas con insuficiencia cardíaca.
    • Pérdida ósea en personas con paratiroides hiperactivas (pérdida ósea relacionada con el hiperparatiroidismo). La toma de vitamina D3 por vía oral parece reducir los niveles de la hormona paratiroidea y la pérdida ósea en las mujeres con una enfermedad llamada hiperparatiroidismo.
    • Infección de las vías respiratorias. La mayoría de las investigaciones muestran que tomar vitamina D ayuda a prevenir las infecciones respiratorias en niños y adultos. Una infección respiratoria puede ser una gripe, un resfriado o un ataque de asma provocado por un resfriado u otra infección. Algunas investigaciones muestran que tomar vitamina D durante el embarazo reduce el riesgo de estas infecciones en el niño después del nacimiento. Pero existen resultados contradictorios.
    • Prevención de la pérdida de dientes (retención de dientes). La toma de calcio y vitamina D3 por vía oral parece prevenir la pérdida de dientes en las personas mayores.

    Posiblemente ineficaz para

    • Enfermedades del corazón. Las personas con niveles bajos de vitamina D en la sangre parecen tener una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades del corazón. Pero tomar un suplemento de vitamina D no parece prevenir las cardiopatías, los infartos de miocardio, los derrames cerebrales u otros acontecimientos graves relacionados con el corazón en la mayoría de las personas. Aunque algunas pruebas sugieren que la vitamina D podría ayudar a prevenir las enfermedades del corazón en las personas mayores, todavía se necesita una investigación de mayor calidad para confirmarlo.
    • Enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). No hay pruebas que sugieran que tomar vitamina D ayude a prevenir o tratar la COVID-19. Aunque algunos estudios tempranos encontraron que los niveles bajos de vitamina D podrían estar relacionados con un mayor riesgo de COVID-19, estudios posteriores no han confirmado esta relación. Además, la administración de altas dosis de vitamina D a pacientes hospitalizados con COVID-19 no parece mejorar la supervivencia ni reducir los síntomas.
    • Fracturas. La vitamina D no parece prevenir las fracturas en las personas mayores que NO tienen osteoporosis cuando se utiliza sola o en dosis bajas con calcio. Tomar dosis más altas de vitamina D junto con el calcio podría prevenir las fracturas en algunas personas mayores que NO tienen osteoporosis. Pero es poco probable que esta combinación ayude a la mayoría de las personas.
    • Presión arterial alta. La ingesta de vitamina D no parece reducir la presión arterial en la mayoría de las personas con hipertensión. Pero podría ser beneficioso en personas con presión arterial alta y niveles muy bajos de vitamina D en sangre.
    • Cáncer de próstata. Tomar vitamina D no parece reducir la progresión del cáncer o la muerte por cáncer de próstata.
    • Tuberculosis. La mayoría de las investigaciones muestran que tomar vitamina D no ayuda a curar la tuberculosis ni a hacerla menos grave. Tomar vitamina D tampoco parece reducir el riesgo de que un niño contraiga tuberculosis.

    No hay pruebas suficientes para

    • Rinitis alergica. Las primeras investigaciones realizadas en personas con rinitis alergica y deficiencia de vitamina D muestran que tomar vitamina D una vez a la semana durante 8 semanas puede reducir los síntomas de la rinitis alergica.
    • Enfermedad de Alzheimer. Las personas que padecen la enfermedad de Alzheimer parecen tener niveles más bajos de vitamina D en la sangre que las personas que no padecen la enfermedad. Pero la deficiencia de vitamina D no parece estar relacionada con un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.
    • Asma. Las personas con asma y niveles bajos de vitamina D en sangre parecen necesitar usar un inhalador con más frecuencia y tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por el asma. Sin embargo, no está claro si los suplementos de vitamina D pueden ayudar. Algunas investigaciones demuestran que tomar vitamina D por vía oral durante un año puede reducir la tasa de ataques de asma graves en adultos y niños con asma. Pero aún es demasiado pronto para saber qué personas con asma, si es que hay alguna, tienen más probabilidades de responder al tratamiento con vitamina D. También hay interés en tomar vitamina D durante el embarazo para reducir el riesgo de que el niño desarrolle asma o sibilancias. Aunque algunas investigaciones han descubierto que esto puede reducir el riesgo en los niños a los 3 años de edad, este beneficio parece desaparecer cuando el niño alcanza los 6 años de edad.
    • Rendimiento deportivo. La vitamina D no parece mejorar el rendimiento del ejercicio en los atletas. Pero los estudios han sido pequeños y a corto plazo, por lo que se necesita más investigación para confirmarlo.
    • Eczema (dermatitis atópica). Las primeras investigaciones demuestran que tomar suplementos de vitamina D durante el embarazo no reduce el riesgo de que el niño desarrolle eczema durante los tres primeros años de vida.
    • Latidos irregulares (fibrilación auricular). Las primeras investigaciones encontraron una relación entre la toma de vitamina D y la reducción de la incidencia de latidos irregulares en las mujeres después de la menopausia.
    • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Las primeras investigaciones muestran que tomar vitamina D además del tratamiento estándar podría mejorar los síntomas vespertinos del TDAH, pero la vitamina D no parece afectar a los síntomas matutinos, la hiperactividad y los problemas de atención en los niños con TDAH.
    • Autismo. La vitamina D parece mejorar síntomas como la irritabilidad y la hiperactividad en los niños con autismo.
    • Crecimiento excesivo de bacterias en la vagina. Las primeras investigaciones sugieren que la toma de vitamina D no previene la vaginosis bacteriana en mujeres con alto riesgo de enfermedades de transmisión sexual cuando se toma junto con la terapia estándar.
    • Cáncer de mama. Las pruebas sobre los efectos de la vitamina D en el riesgo de cáncer de mama no son claras. Algunas pruebas sugieren que la toma de suplementos de vitamina D podría reducir el riesgo de cáncer de mama en las mujeres que aún no han entrado en la menopausia, pero no en las que ya están en ella. Sin embargo, es posible que dosis más altas de vitamina D puedan aportar beneficios, Se necesita más investigación para entender si la vitamina D es útil para prevenir el cáncer de mama.
    • Una enfermedad pulmonar que afecta a los recién nacidos (displasia broncopulmonar). Las primeras investigaciones sugieren que los niveles bajos de vitamina D están relacionados con un mayor riesgo de padecer esta enfermedad pulmonar.
    • Cáncer. Tomar vitamina D no parece ayudar a prevenir el cáncer. No está claro si tomar vitamina D beneficia a las personas ya diagnosticadas de cáncer. Algunas investigaciones muestran que podría ayudar a prevenir la propagación del cáncer y ayudar a las personas con cáncer a vivir más tiempo. Pero no todas las investigaciones están de acuerdo. Se necesita más investigación para determinar qué personas con cáncer, si es que las hay, tienen más probabilidades de beneficiarse de la vitamina D.
    • Crecimiento infantil. Las primeras investigaciones muestran que tomar vitamina D durante el embarazo no parece aumentar el crecimiento del niño.
    • Enfermedad renal de larga duración (enfermedad renal crónica o ERC). Las investigaciones sugieren que la vitamina D disminuye los niveles de la hormona paratiroidea en las personas con enfermedad renal crónica. Sin embargo, la toma de vitamina D no parece reducir el riesgo de muerte o de problemas cardíacos en las personas con enfermedad renal. Además, tomar vitamina D podría aumentar los niveles de calcio y fosfato en personas con enfermedad renal.
    • Una enfermedad pulmonar que dificulta la respiración (enfermedad pulmonar obstructiva crónica o EPOC). Las personas con EPOC parecen tener niveles de vitamina D más bajos que las personas sin EPOC. Tomar un suplemento de vitamina D no parece disminuir los síntomas de la EPOC.
    • Habilidades de memoria y pensamiento (función cognitiva). Las primeras investigaciones muestran que los niveles bajos de vitamina D están relacionados con un peor rendimiento mental en comparación con los niveles altos de vitamina D. Sin embargo, no está claro si tomar vitamina D puede mejorar la función mental.
    • Cáncer de colon, cáncer de recto. Aunque existen pruebas contradictorias, la mayoría de las investigaciones muestran que tomar vitamina D no ayuda a prevenir el cáncer colorrectal. No está claro si la vitamina D beneficia a las personas ya diagnosticadas de cáncer colorrectal. Algunas investigaciones muestran que la toma de vitamina D no mejora la supervivencia ni previene la recaída en personas con cáncer colorrectal. Pero otras investigaciones muestran que tomar altas dosis de vitamina D a diario podría hacer que las personas con cáncer colorrectal avanzado tuvieran menos probabilidades de experimentar la progresión de la enfermedad o la muerte. Se necesitan más investigaciones para confirmarlo.
    • Enfermedades, como la enfermedad de Alzheimer, que interfieren con el pensamiento (demencia). Las primeras investigaciones sugieren que las personas con demencia tienen niveles más bajos de vitamina D en la sangre que las personas sin demencia. Pero no se sabe si los suplementos de vitamina D son útiles en personas con demencia.
    • Depresión. La vitamina D no parece prevenir la depresión. Además, las primeras investigaciones muestran que tomar vitamina D no mejora los síntomas de la depresión en la mayoría de las personas. Pero las personas con niveles bajos de vitamina D o con síntomas muy graves de depresión pueden beneficiarse de la toma de vitamina D.
    • La diabetes. Algunas investigaciones muestran que las personas con niveles bajos de vitamina D pueden tener más probabilidades de desarrollar diabetes de tipo 2 en comparación con las personas con niveles más altos de vitamina D. Pero la toma de vitamina D no parece prevenir el desarrollo de diabetes en personas con niveles normales de vitamina D y prediabetes. No está claro si tomar suplementos de vitamina D puede tratar la diabetes de tipo 2. Los resultados de las investigaciones son contradictorios. Las primeras investigaciones sugieren que la administración diaria de suplementos de vitamina D a los bebés durante el primer año de vida está relacionada con un menor riesgo de desarrollar diabetes de tipo 1 más adelante. Por último, algunas investigaciones muestran que tomar vitamina D disminuye el riesgo de diabetes durante el embarazo.
    • Daño renal en personas con diabetes (nefropatía diabética). En las personas con nefropatía diabética, la vitamina D parece reducir las proteínas en la orina y la inflamación. Sin embargo, la vitamina D no parece mejorar ciertos marcadores de la función renal.
    • Cólicos menstruales (dismenorrea). Una dosis elevada de vitamina D podría reducir el dolor en las adolescentes con cólicos menstruales.
    • Fibromialgia. Las primeras investigaciones sugieren que la toma de vitamina D podría disminuir el dolor en personas con fibromialgia y niveles bajos de vitamina D en la sangre. Pero tomar vitamina D no parece ayudar al estado de ánimo ni a la calidad de vida.
    • Un tipo de ansiedad persistente caracterizada por una preocupación y tensión exageradas (trastorno de ansiedad generalizada o TAG). Las primeras investigaciones demuestran que añadir vitamina D al tratamiento habitual parece ayudar a reducir la ansiedad en las personas que padecen esta enfermedad.
    • Trasplante de células madre. Las primeras investigaciones realizadas en personas que se han sometido a un trasplante de células madre muestran que tomar calcitriol, la forma activa de la vitamina D, podría ayudar al sistema inmunitario a recuperarse más rápidamente.
    • Hinchazón (inflamación) del hígado causada por el virus de la hepatitis C. Las primeras investigaciones sugieren que añadir vitamina D al tratamiento habitual de la hepatitis C ayuda a eliminar el virus de la hepatitis C.
    • Niveles elevados de colesterol u otras grasas (lípidos) en la sangre (hiperlipidemia). Las personas con niveles bajos de vitamina D parecen tener más probabilidades de tener el colesterol alto que las personas con niveles más altos de vitamina D. Las investigaciones limitadas muestran que la toma diaria de calcio más vitamina D, en combinación con una dieta baja en calorías, aumenta significativamente el colesterol "bueno" (HDL) y disminuye el colesterol "malo" (LDL) en mujeres con sobrepeso. Sin embargo, tomar calcio más vitamina D sin restricciones dietéticas no reduce los niveles de colesterol LDL. Otras investigaciones sugieren que la vitamina D podría aumentar el LDL y no tener ningún efecto beneficioso sobre el HDL, los triglicéridos o el colesterol total.
    • Pérdida ósea en personas con trasplante de riñón. Las primeras investigaciones muestran que la toma de vitamina D en una forma conocida como calcitriol junto con el calcio no disminuye la pérdida ósea en personas con trasplante de riñón.
    • Prediabetes. Los niveles bajos de vitamina D se han relacionado con una mayor probabilidad de padecer prediabetes. La ingesta de vitamina D podría ralentizar el desarrollo de la diabetes en personas con niveles bajos de vitamina D. Pero no parece ayudar a las personas con prediabetes que tienen niveles normales de vitamina D.
    • Desarrollo infantil. Las primeras investigaciones muestran que tomar vitamina D durante el embarazo no parece mejorar la memoria y las habilidades de pensamiento del niño. Sin embargo, los bebés y los niños expuestos a niveles más altos de vitamina D durante el embarazo podrían tener una memoria y unas habilidades de pensamiento ligeramente mejores.
    • Hinchazón (inflamación) de larga duración en el tracto digestivo (enfermedad inflamatoria intestinal o EII). La vitamina D parece reducir la probabilidad de recaída en personas con EII
    • Los bebés que nacen con un peso inferior a 2500 gramos. El efecto de la ingesta de vitamina D durante el embarazo sobre el riesgo de bajo peso al nacer o de nacimiento de edad gestacional pequeña es inconsistente. Se necesitan estudios adicionales para determinar quién podría beneficiarse, si es que lo hace, y qué dosis o formulación de vitamina D es óptima para prevenir el bajo peso al nacer.
    • Conjunto de síntomas que aumentan el riesgo de diabetes, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares (síndrome metabólico). Existen pruebas contradictorias sobre la relación entre la vitamina D y el síndrome metabólico. Algunas investigaciones han descubierto que los niveles más altos de vitamina D están relacionados con un menor riesgo de síndrome metabólico. Mientras que otras investigaciones han encontrado que las mujeres de 45 años o más que consumen altas cantidades de vitamina D o toman suplementos de vitamina D no tienen un menor riesgo de desarrollar el síndrome metabólico. Los adultos con síndrome metabólico que toman suplementos de vitamina D tampoco parecen experimentar una mejora en las medidas metabólicas.
    • Esclerosis múltiple (EM). Las primeras investigaciones muestran que tomar vitamina D a largo plazo puede reducir el riesgo de desarrollar EM en las mujeres hasta en un 40%. Tomar al menos 400 UI diarias, la cantidad que suele encontrarse en un suplemento multivitamínico, parece ser lo más eficaz. Sin embargo, la vitamina D no parece reducir el riesgo de recaídas en personas que ya tienen EM.
    • Fuerza muscular. La toma de vitamina D no parece mejorar la fuerza muscular en personas con niveles normales de vitamina D. Sin embargo, la toma de vitamina D por vía oral, sola o en combinación con calcio, puede mejorar la fuerza muscular de la cadera y de las piernas en las personas que tienen niveles bajos de vitamina D. En los ancianos con niveles bajos de vitamina D, la vitamina D parece ser útil cuando se toma con calcio.
    • Un grupo de cánceres en los que el organismo no puede producir suficientes células sanguíneas sanas (síndromes mielodisplásicos). La ingesta de vitamina D en formas conocidas como calcitriol o calcifediol parece ayudar a las personas con síndrome mielodisplásico.
    • Cáncer de piel no melanoma. La toma de vitamina D no parece prevenir el cáncer de piel no melanoma en pacientes con cáncer colorrectal.
    • Obesidad. Las primeras investigaciones muestran que las personas con niveles bajos de vitamina D tienen más probabilidades de ser obesas que las que tienen niveles más altos. Las mujeres que toman calcio más vitamina D tienen más probabilidades de perder peso y mantenerlo. Pero este beneficio se da principalmente en mujeres que no consumían suficiente calcio antes de empezar a tomar los suplementos. Otras investigaciones demuestran que la toma de vitamina D ayuda a perder peso sólo cuando se aumentan los niveles en sangre en mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesas. Cuando la vitamina D es tomada por personas con sobrepeso y peso normal, no parece ayudar a la pérdida de peso o de grasa.
    • Osteoartritis. Las investigaciones sobre los efectos de la vitamina D en la artrosis son contradictorias. Es posible que las dosis más altas de vitamina D reduzcan el dolor en la osteoartritis, mientras que las dosis más bajas no lo hacen.
    • Infección de oído (otitis media). El efecto del estado de la vitamina D en las infecciones de oído no está claro. Las primeras investigaciones han revelado que las infecciones de oído parecen estar relacionadas con niveles más bajos de vitamina D en la sangre. Sin embargo, los niveles bajos de vitamina D no están relacionados con un mayor riesgo de infecciones de oído.
    • Dolor. Las primeras investigaciones muestran que la toma de vitamina D podría reducir el dolor en personas con dolor crónico. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados.
    • Enfermedad de Parkinson. Los niveles bajos de vitamina D se han relacionado con un mayor riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson. Los niveles más altos de vitamina D se han relacionado con síntomas más leves de la enfermedad de Parkinson. Pero tomar suplementos de vitamina D no parece mejorar los síntomas de la enfermedad de Parkinson, aunque podría ayudar a prevenir el empeoramiento de la enfermedad. Se necesitan más estudios.
    • Una infección grave de las encías (periodontitis). Las primeras investigaciones muestran que los niveles más altos de vitamina D en sangre están relacionados con un menor riesgo de enfermedad de las encías en personas de 50 años o más. Sin embargo, esto no parece ser cierto para los adultos menores de 50 años. No se sabe si tomar suplementos de vitamina D reduce el riesgo de enfermedad de las encías.
    • Neumonía. Las personas con deficiencia de vitamina D podrían tener un mayor riesgo de desarrollar neumonía. Pero una investigación limitada en niños muestra que tomar una dosis grande de vitamina D no previene la neumonía ni la hace menos grave.
    • Un trastorno hormonal que provoca ovarios agrandados con quistes (síndrome de ovario poliquístico o SOP). Las primeras investigaciones muestran que la toma de vitamina D podría mejorar la ovulación en las mujeres con SOP. La vitamina D tomada junto con la metformina también podría hacer que los ciclos menstruales fueran más regulares. Pero tomar vitamina D por sí sola no parece ayudar a regular los ciclos menstruales. Las mujeres con SOP que tienen niveles normales de vitamina D parecen tener mejores tasas de embarazo que las mujeres con SOP y niveles bajos de vitamina D. Pero no está claro si tomar un suplemento de vitamina D puede mejorar las tasas de embarazo en las mujeres con SOP.
    • Complicación del embarazo caracterizada por una presión arterial alta y proteínas en la orina (preeclampsia). Algunas investigaciones demuestran que tomar vitamina D podría prevenir la preeclampsia.
    • Síndrome premenstrual (SPM). Algunas investigaciones preliminares sugieren que consumir más vitamina D en la dieta podría ayudar a prevenir el SPM o a reducir los síntomas. Tomar suplementos de vitamina D no parece prevenir el SPM. Sin embargo, tomar vitamina D más calcio podría reducir los síntomas del SPM.
    • Parto prematuro. Los niveles bajos de vitamina D en las mujeres embarazadas se han relacionado con un mayor riesgo de parto prematuro. Pero no está claro si tomar suplementos de vitamina D puede prevenir el parto prematuro.
    • Artritis reumatoide (AR). Las primeras investigaciones sugieren que las mujeres mayores que consumen más vitamina D a través de alimentos o suplementos tienen un menor riesgo de desarrollar AR. Sin embargo, el consumo de vitamina D no parece mejorar el dolor o los brotes de AR.
    • Depresión estacional (trastorno afectivo estacional o TAE). Las primeras investigaciones sugieren que tomar una gran dosis de vitamina D2 mejora los síntomas de la depresión estacional.
    • Crecimientos no cancerosos similares a las verrugas en la piel (queratosis seborreica). Las primeras investigaciones sugieren que la aplicación de vitamina D3 en la piel podría reducir el tamaño del tumor en algunas personas con queratosis seborreica.
    • Problemas sexuales que impiden la satisfacción durante la actividad sexual. Recibir una inyección de vitamina D en el músculo parece mejorar los problemas sexuales en mujeres con niveles bajos de vitamina D.
    • Enfermedad de células falciformes. La toma de dosis altas de vitamina D parece reducir el dolor y mejorar la calidad de vida de los niños con anemia falciforme.
    • Dolor muscular causado por las estatinas (mialgia inducida por estatinas). Algunos informes sugieren que la toma de suplementos de vitamina D puede disminuir los síntomas de dolor muscular en personas que toman estatinas. Pero se necesitan investigaciones de mayor calidad para confirmar estos resultados.
    • Apoplejía. Las personas con niveles bajos de vitamina D en la sangre parecen tener más probabilidades de sufrir un ictus que las personas con niveles más altos de vitamina D. Algunas investigaciones también han descubierto que una dieta rica en vitamina D está relacionada con un menor riesgo de ictus. Pero tomar suplementos de vitamina D no parece reducir el riesgo de ictus.
    • Una enfermedad autoinmune que provoca una inflamación generalizada (lupus eritematoso sistémico o LES). Las personas con LES parecen ser más propensas a tener niveles bajos de vitamina D. Algunas investigaciones preliminares muestran que la toma de suplementos de vitamina D podría disminuir la actividad de la enfermedad en personas con LES.
    • Adelgazamiento del tejido vaginal (atrofia vaginal). Las primeras investigaciones muestran que tomar suplementos de vitamina D durante al menos un año mejora la superficie de la pared vaginal. Pero no parece mejorar los síntomas de la atrofia vaginal. En las mujeres que padecen esta afección por tomar un fármaco contra el cáncer llamado tamoxifeno, los supositorios de vitamina D parecen ayudar a mejorar los síntomas.

    Vitamina D Alta - Efectos secundarios

    Via oral

    Cuando se toma por vía oral en las cantidades recomendadas su toma es segura. La mayoría de las personas no suelen experimentar efectos secundarios con la vitamina D, a menos que se tome demasiada. Algunos efectos secundarios de tomar demasiada vitamina D incluyen debilidad, fatiga, somnolencia, dolor de cabeza, pérdida de apetito, sequedad de boca, sabor metálico, náuseas, vómitos y otros.

    Tomar vitamina D durante largos periodos de tiempo en dosis superiores a 4000 unidades (100 mcg) diarias es POSIBLEMENTE INSEGURO y puede provocar niveles muy altos de calcio en la sangre. Sin embargo, a menudo se necesitan dosis mucho más altas para el tratamiento a corto plazo de la deficiencia de vitamina D. Este tipo de tratamiento debe realizarse bajo la supervisión de un profesional sanitario.

    Via intramuscular

    Cuando se administra en forma de inyección en el músculo en las cantidades recomendadas es segura.

    La mayoría de las personas no suelen experimentar efectos secundarios con la vitamina D, a menos que se tome demasiada. Algunos efectos secundarios de tomar demasiada vitamina D incluyen debilidad, fatiga, somnolencia, dolor de cabeza, pérdida de apetito, boca seca, sabor metálico, náuseas, vómitos y otros.

    Precauciones y advertencias especiales

    Embarazo y lactancia: La vitamina D es PROBABLEMENTE SEGURA durante el embarazo y la lactancia cuando se utiliza en cantidades diarias inferiores a 4000 unidades (100 mcg). No utilice dosis más altas a menos que se lo indique su proveedor de atención médica. La vitamina D es POSIBLEMENTE INSEGURA cuando se utiliza en cantidades mayores durante el embarazo o la lactancia. El uso de dosis más altas podría causar daños graves al bebé.

    Niños: La vitamina D es PROBABLEMENTE SEGURA en los niños cuando se toma por vía oral en las cantidades recomendadas. Pero es POSIBLEMENTE INSEGURO tomar vitamina D en dosis más altas, a largo plazo. Los bebés de 0 a 6 meses no deben tomar más de 1000 UI (25 mcg) al día. Los bebés de 6 a 12 meses no deben tomar más de 1500 UI (37,5 mcg) al día. Los niños de 1 a 3 años no deben tomar más de 2.500 UI (62,5 mcg) al día. Los niños de 4 a 8 años no deben tomar más de 3.000 UI (75 mcg) al día. Los niños de 9 años o más no deben tomar más de 4000 UI (100 mcg) al día.

    Endurecimiento de las arterias (aterosclerosis): Tomar vitamina D podría empeorar esta condición, especialmente en personas con enfermedades renales.

    Un tipo de infección fúngica llamada histoplasmosis: La vitamina D puede aumentar los niveles de calcio en personas con histoplasmosis. Esto podría provocar cálculos renales y otros problemas. Utilice la vitamina D con precaución.

    Niveles elevados de calcio en la sangre: Tomar vitamina D podría empeorar esta condición.


    Glándula paratiroidea hiperactiva (hiperparatiroidismo): La vitamina D puede aumentar los niveles de calcio en personas con hiperparatiroidismo. Utilice la vitamina D con precaución.


    Linfoma: La vitamina D puede aumentar los niveles de calcio en personas con linfoma. Esto podría provocar cálculos renales y otros problemas. Utilice la vitamina D con precaución.


    Enfermedad renal: La vitamina D puede incrementar los niveles de calcio y aumentar el riesgo de "endurecimiento de las arterias" en personas con enfermedades renales graves. Esto debe equilibrarse con la necesidad de prevenir la osteodistrofia renal, una enfermedad ósea que se produce cuando los riñones no consiguen mantener los niveles adecuados de calcio y fósforo en la sangre. Los niveles de calcio deben controlarse cuidadosamente en las personas con enfermedades renales.


    Enfermedad que provoca hinchazón (inflamación) en los órganos del cuerpo, generalmente los pulmones o los ganglios linfáticos (sarcoidosis): La vitamina D puede aumentar los niveles de calcio en personas con sarcoidosis. Esto podría provocar cálculos renales y otros problemas. Utilice la vitamina D con precaución.

    Tuberculosis: La vitamina D podría aumentar los niveles de calcio en personas con tuberculosis. Esto podría dar lugar a complicaciones como cálculos renales.

    Dosificación de los suplementos de Vitamina D

    Las siguientes dosis han sido estudiadas en la investigación científica:

    ADULTOS POR LA BOCA:

    Generalidades: La cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina D es de 600 UI (15 mcg) al día para las personas de 1 a 70 años y de 800 UI (20 mcg) al día para los mayores de 71 años. Para las mujeres embarazadas o en período de lactancia, la CDR es de 600 UI (20 mcg) diarias.

    Para la deficiencia de vitamina D: se han utilizado 50.000 UI por semana durante 6-12 semanas. Sin embargo, algunos pacientes requieren dosis más altas durante períodos más largos para mantener niveles óptimos de vitamina D en la sangre.

    Para prevenir la osteoporosis: se ha utilizado en adultos mayores 400-1000 UI/día de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol. Normalmente se toma junto con 500-1200 mg de calcio al día. Algunos expertos recomiendan dosis más altas, de 1000-2000 UI diarias, y se han utilizado 0,43-1,0 mcg/día de calcitriol durante un máximo de 36 meses.

    Para prevenir la pérdida ósea debida al uso de corticosteroides: se han utilizado 0,25-1,0 mcg/día de vitamina D en formas conocidas como calcitriol o alfacalcidol durante 6-36 meses. En muchos casos, estas formas de vitamina D se utilizan junto con el calcio. También se han utilizado 50-32.000 mcg/día de vitamina D en forma de calcifediol durante 12 meses. Por último, se han tomado 1750-50.000 UI de vitamina D en dosis diarias o semanales durante 6-12 meses.

    Para la insuficiencia cardíaca: se han tomado 800 UI/día de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol, sola o junto con 1000 mg/día de calcio durante 3 años. Se han tomado 400 UI/día de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol con 1000 mg/día de calcio en mujeres posmenopáusicas.

    Para la pérdida ósea causada por tener demasiada hormona paratiroidea (hiperparatiroidismo): se han utilizado 800 UI/día de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol durante 3 meses.

    Esclerosis múltiple (EM): se han utilizado 400 UI/día de vitamina D para prevenir la EM.

    Para prevenir las infecciones de las vías respiratorias: Se han utilizado 300-4000 UI de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol durante 7 semanas a 13 meses.

    Para prevenir la pérdida de dientes en las personas mayores: Se han tomado 700 UI/día de vitamina D en una forma conocida como colecalciferol en combinación con calcio 500 mg/día durante 3 años.

    APLICADA A LA PIEL:

    Para la psoriasis: Una forma de vitamina D conocida como calcipotriol se ha aplicado a la piel sola o junto con corticosteroides durante un máximo de 52 semanas. Normalmente, el calcipotriol se administra en una dosis de 50 mcg/gramo. Los productos específicos utilizados en los estudios clínicos son Daivobet y Dovobet. Estos productos contienen 50 mcg/gramo de calcipotriol y 0,5 mg/gramo de dipropionato de betametasona.

    COMO INYECTABLE:


    Para la deficiencia de vitamina D: se han utilizado 600.000 UI de vitamina D administradas en una sola inyección en el músculo.